Entorno

Nuestro enclave…un lugar privilegiado A caballo entre las vastas dehesas del campo charro y el corazón de la Sierra de Francia se alza la Sierra de las Quilamas. Se alza como un baluarte rocoso entre los espacios, proporcionando un contrastado paisaje de montañas y profundos valles que prosperan gracias una climatología benigna y numerosos cursos de agua. Desde aquí, nuestra particular atalaya; podemos disfrutar de unas perspectivas únicas de impactantes paisajes repletos de valores naturales y singulares parajes.

Un Espacio Protegido

La Sierra de las Quilamas está declarado como Espacio Natural Protegido (ENP) por la Junta de Castilla y León en el año 2004. Sus principales valores son botánicos, faunísticos y paisajísticos.

Cuenta con una gran belleza paisajística y de biodiversidad tanto botánica como faunística, lo que junto a un excelente grado de conservación, hacen de esta zona un enclave de gran interés para su conservación y desarrollo sostenible.

Desde Salamanca, hacia el sur de su provincia, La sierra de las Quilamas conforma un corredor natural que enlaza directamente con diversos espacios naturales y paisajes tales como: Las sierras de Francia, Las Batuecas, la sierra de Béjar y que conjuntamente el núcleo de la Reserva de la Biosfera de las Sierras de Béjar y Francia; dónde La Sierra de las Quilamas ocupa un espacio con identidad y características propias.

Reserva de la Biosfera

Nuestra referencia más inmediata a nivel territorial la tenemos en la Reserva de la Biosfera de las Sierras de Béjar y Francia, declarada como tal por la UNESCO en 2006. Todo este conjunto de espacios naturales son accesibles desde nuestro hotel, y se sitúa a menos de una hora en coche del casco histórico de la ciudad de Salamanca, declarado Patrimonio de la Humanidad.

Nuestras recomendaciones

Nuestra comarca tiene grandes atractivos naturales y patrimoniales. El senderismo por los imponentes paisajes de la zona,  la visita a los 7 Cascos Históricos existentes en la comarca (La Alberca, Béjar, Candelario, San Martín del Castañar, Mogarraz, Sequeros y Montemayor del Río), así como el disfrute de la gastronomía y las tradiciones culturales, son algunas de las opciones que te recomendamos para hacer de tu estancia un verdadero regalo para todos tus sentidos. Centraremos estas opciones en un abanico de rutas etnográficas que te permitirán sacarle el mayor partido en todos los sentidos a tu estancia.

Camino de las Raíces (La Alberca)Este camino que se inicia en La Alberca es un recorrido por un bosque de robles y castaños. Es un camino marcado por las huellas de la memoria. El camino atraviesa espacios dónde se evidencia la presencia humana, visible a través de signos en el paisaje y que reflejan la vida de sus habitantes, su labor, su imaginario, sus creencias y sus anhelos. En este camino las propuestas de arte y naturaleza nos invitan a mirar de nuevo hacia las raíces y también hacia el cielo.

Camino de los Prodigios (Miranda del Castañar y Villanueva del Conde) Es un sendero circular, con sorprendentes obras de arte en la naturaleza. Algo sucede. Algo está pasando. Todo cambia, la naturaleza nunca se repite, nada es igual que ayer, nada igual que mañana: prodigios que nos hacen caminar atentos. Solo abre los ojos quien está despierto. Mirar desde el asombre : la naturaleza cambiante que nos rodea, el arte que ofrece relecturas del territorio, la luz que se va, la sombra de la hoja, el río que no para…Prodigios al alcance de tus pasos.

 

Camino del Agua (Mogarraz y Monforte) Entre bosques de castaños, alisos, madroños, robles, cultivos de cerezos y olivos…y el agua, continuamente presente como sonido de fondo, como parte fundamental del paisaje. En este entorno, esta ruta aúna Arte y Naturaleza: un conjunto de obras de destacados artistas que a lo largo del camino nos invitan a hacer otras lecturas, a mirar de otro modo y a disfrutar desde la sorpresa.

 

Asentadero – Bosque de los Espejos (San Martín del Castañar, Las  Casas del Conde y Sequeros) Camino circular, con obras de arte en la naturaleza. Es una invitación a mirar de otro modo, leer desde el arte el paisaje, sentirse mirado, atravesar el espejo o adivinar reflejos imposibles. Espejos, reflejos que dialogan con el bosque, el campo y el horizonte.

 

Ruta de los Paisajes Cercanos (San Miguel de Valero) Pequeña ruta circular en la cual vas a descubrir paisajes, gentes, tradiciones y leyendas. Observar en lugar de mirar, escuchar en lugar de oir y disfrutar en lugar de hacer son las recomendaciones que te proponemos. Déjate llevar por el viento, el sol y la luna que ya sirvieron de excusa para el amor de Don Rodrigo y la Reina Quilama.

 

Camino de los Trasiegos (San Miguel de Valero y Valero) Este tramo transcurre por una antigua calzada  conocida como Camino Viejo de Valero. Formaba parte de una red de caminos rurales que comunicaban de forma rápida y directa las poblaciones vecinas, posibilitando el intercambio de productos a escala baja. Fue muy utilizado en la época del estraperlo, evitando con su uso el pago de impuestos por las transacciones comerciales.